Arte y Filosofía

Departamento de Arte y Filosofía

Dirigido por Guillermo Menéndez de Llano

PostHeaderIcon CREATIVIDAD 24

CREATIVIDAD 24. UN TEMA DE NUESTRO TIEMPO

PREHISTORIA DE UN ESCORZO

 

¿Señaló Picasso en el Guernica  una perspectiva que debería llevarnos  a un momento anterior a la aparición de Europa para reconocer la universalidad de su sentido?

La figura del toro que puso Picasso en el Guernica me había empujado hasta  Creta por algunas semejanzas formales que advertía con otra representación del toro que allí se encontraba. Pero recientemente se me cruzó  en Internet otra  imagen con características formales similares y que se datan en la prehistoria con una antigüedad establecida entre 10.000 y 17.000 años. Se refería a un original realizado en hasta de bovino con un bisonte inciso que lograba allí su representación gracias al escorzo de su  cabeza y cuello. ¿Podría ser un hasta de bovino las “forma- formante” de ese escorzo del toro tan expresivo que hemos reconocido en el Guernica? Me inclino por esta hipótesis. A propósito, recuerdo que el Dinamorfismo Filosófico que postulo establece  la estructura “forma-formante y forma- formada” como principios básicos y generales  de la realidad.

TOROS. SUPERACIÓN DEL ENIGMA

También  me referí  ya,  en una nota sobre Creta, a la taurocatapsia y a las figuras del minotauro y del laberinto para reconocer en ellos la dinámica de una espiral como representación sensible de la divinidad. Se trató por mi parte de una lectura especialmente significativa porque tengo la impresión de haber resuelto así la superación de un reto que me presentaban la plazas de toros como una suerte de enigma que me desafiaba a comprender  su sentido. Es una confesión que ya hice en la lectura de mi tesis doctoral en la Universidad Complutense de Madrid con la inolvidable presidencia de Pinillos. El primer libro de aquella tesis dirigida por D. Francisco José León Tello trataba precisamente del tema de la creatividad. Un tema que también fue título de mi conferencia en Tribuna Ciudadana cuando regresé desde Ronda  a Oviedo como docente, aunque su redacción se modificara constantemente como también ahora. Escribir ¿es siempre un sacrificio de la palabra?

Aunque hubo un lleno en la sala cuando di aquella conferencia de Tribuna, no sé si alguien advirtió allí mi propósito de hacerme en aquel acto una especie de araquiri para evitar  una presentida tragedia. ¿Es la huida precisamente lo que encauza la tragedia como sugirió Rua en una de sus ponencias en Gijón? Algunas palabras tergiversadoras de mi discurso que publicó un diario local refiriéndose al acto ya me advirtieron sobre la mala uva  que  podía desplegar ciertp poder fáctico en provincias. Por lo que leí, tampoco faltó algún comentario envenado  de Gustavo Bueno al que también me había referido veladamente de forma crítica en aquel momento. En todo caso,  a Gustavo Bueno hay que agradecerle que no haya ignorado su entorno. Sus comentarios me parece que buscaban sobre todo la eficacia. ¿No nos decía también a nosotros que teníamos que aprender a utilizar las ideas? Precisamente ahora tengo la intención de leer detenidamente su libro sobre el Animal Divino. A esta obra se refirió Aranguren  hablando de la Religión Animal que proponía Bueno. Siento  que Gustavo nos estaba reclamando una percepción más próxima de la vida animal en general advirtiéndonos sobre la nuestra.

PREHISTORICA ESPIRAL

El pequeño archipiélago formado por las islas de Malta, Gozo y Comino, fue testigo del desarrollo de un estilo constructivo propio que dominó su geografía entre los años 3500 y 2500 a.C.

Los templos malteses tienen una morfología muy característica, pues resultan de la unión de dos o más ábsides con forma de herradura que se agrupan en torno a un eje central, lo que les confiere un aspecto redondeado, a modo de círculos concéntricos. Esta fisonomía relacionada con el círculo se pensó puede tener una asociación simbólica con el carácter cíclico del tiempo, en un sentido regenerativo. La actividad agrícola y ganadera del hombre sedentario del neolítico hace que el tiempo se convierta en un factor fundamental de su vida cotidiana, pues marca sus ritmos vitales. El tiempo natural, que regula el ciclo agrícola, le permite observar cómo se regenera la vida con cada cosecha. La fertilidad agrícola está vinculada con la tierra, por lo que su deducción lógica sería que el secreto de la existencia se ubicaba en su seno. Por extensión, el hombre neolítico asimilaría este ciclo regenerativo a su propia experiencia vital adquiriendo así un sentido de trascendencia que deja su huella en los rituales funerarios. No nos debe extrañar que la divinidad más venerada fuera la Diosa Madre, que personifica la fecundidad humana y la fertilidad del campo. Su culto estaba ya arraigado desde el Paleolítico, por lo que no es descartable que posteriormente siguiera.

Algunos entendieron que la acumulación de formas circulares tiene más relación con la decoración de espirales presente en Hagar Qim o Tarxien, puesto que la espiral es una figura que  transmite una idea dinámica de continuidad, de perpetuación. de evolución, lo que encajaría  en el contexto del culto a la Diosa Madre. No hay que olvidarse tampoco de la orientación celeste de los templos.

CENTRO DE INTERPRETACIÓN DEL TORO

Ahora, cuando las corridas de toros presentan sus carteles en España y se trasmiten, comienzo a ver estas “fiestas” como un juego dinámico de espirales que dibujan en sus lances toros y toreros principalmente hasta alcanzar en el momento del sacrificio el núcleo originario de la vida con la muerte. Aunque pienso que los toros perdieron  su sentido originario y que son ya solo cenizas de  una fuego histórico; Pero tenemos la posibilidad de recoger sus restos para construir su museo como centro de interpretación del toro. Oviedo tendría  una oportunidad con su plaza. Sobre este tema precisamos adquirir conciencia, saber lo que hacemos .

¿Podríamos reconocer mejor el sentido de algunas creencias que figuran en nuestra vida? La presencia del animal no está ausente, por ejemplo como una paloma, espíritu creador, para señalar ese triángulo del dios uno, infinito, que forma la Trinidad en el catolicismo mediante la noción de persona. Trino y Uno. ¿Misterio?

 

Por Guillermo Menéndez de Llano Menéndez

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación

Jefe del Departamento de Arte y Filosofía en la Asociación de las Artes Visuales de Asturias

 

PostHeaderIcon CREATIVIDAD 23

CREATIVIDAD  23. UN TEMA DE NUESTRO TIEMPO


Cuando Picasso pinta el Guernica el tema de Europa se puede advertir en el centro  de sus secuencias. Tomaremos nota de  algunas investigaciones que ya se hacían sobre esta figura a partir de Creta, porque precisamente allí encontraremos representada una imagen  que me  parece una forma especular del toro que protagoniza el Guernica.


TAUROCATAPSIA

El descubrimiento de los mitos griegos en la obra de Charles Kingsley señaló el primer encuentro  de Arthur Evans con el rey Minos. Supuso que al ser Creta punto de navegación entre el norte de África, el Próximo Oriente, el Egeo y el Mediterráneo podrían corroborase allí algunos textos de Homero.

Llegó Evans a Creta por primera vez en 1894 visitando el enclave de Cnoso que le impresionó profundamente. Se trataba del centro en torno al que giraban las leyendas de la Grecia antigua.  En la primera campaña de excavaciones que hizo ya descubrió allí el relieve de una cabeza de toro pintada. También suscitó mucho interés sobre la civilización minoica la aparición repetida de imágenes iconográficas que reflejan una práctica de carácter ritual y atlético conocida como “taurocatapsia” consistente en la realización de saltos y acrobacias por parte de un grupo de jóvenes frente a un toro. En el sello de un anillo de oro procedente de Arcanes se advierte la característica pose del acróbata con las manos apoyadas sobre el lomo del animal en la mitad del salto.


LABERINTO Y MINOTAURO

Evans remitió en abril de 1900 un informe al Times dando cuenta del descubrimiento de un palacio donde habría descubierto el laberinto, el enclave donde estuvo encerrado el minotauro según el relato de Pausanias (1. 27.10), el reino de Minos citado por Homero (Odisea, XIX, 17 por8). Y Evans se esforzó en terminar con la idea del Minos despótico transmitído por la tradición ática arcaica y clásica a través del mito de Teseo y el minotauro. Según Evans, el chauvinismo ateniense había convertido el palacio de una larga lista de grandes gobernantes en la guarida de un ogro.

Sugirió que Cnoso fue la sede de un extenso imperio marítimo (la talasocracia minoica) que dominaría sobre buena parte del Egeo.

Con sus investigaciones, Evans convirtió la civilización minoica en algo familiar y entendida como la cuna de la civilización europea.


LA RELIGION MINOICA

Los fundamentos de la religión minóica  parecen estar basados en creencias sobre el más allá que se manifestaron mucho antes de que los habitantes de Creta fueran lo suficientemente sofisticados como para construir sus palacios. En el Minoico antiguo II los rituales realizados en las tumbas iban más allá de los propios ritos funerarios. Se construyeron espacios en las cámaras funerarias para albergar instrumentales de culto. Los rituales se hicieron más comunales, y el culto mucho más complejo que la simple deposición de los restos de un individuo según destacan los materiales asociados como animales. En especial representando toros. Estos objetos introducen temas e imágenes que irán siendo recurrentes. Serpientes, toros y hachas de dos filos aparecen como símbolos de la fertilidad  y la regeneración.


SANTURARIOS EN LO ALTO

A comienzos del Minoico, en torno al  2.100 a.C. se hallan indicios de que los minoicos establecieron santuarios en sitios naturales. Entre ellos se encuentran los santuarios de altura. Entre las figurillas más características están las de terracota de animales, por ejemplo, toros domésticos. Se considera improbable que los sacrificios sangrientos formaran parte de los rituales. En el periodo neopalacial el número de los santuarios de altura se reduce. Se piensa que en este momento las élites se apropiaron de las prácticas religiosas de los santuarios de altura para afirmar su propia posición de poder. Probablemente el objeto de adoración era una divinidad femenina que dominaba la naturaleza. Hay representaciones en las que la diosa está sentada en un trono o de pie flanqueada por animales como el toro.


SANTUARIOS EN CUEVA

Aquí sí se sacrificaron animales y se cocinaron para realizar banquetes rituales. En el llamado santuario de Anemospilia (Arcanes) se halla un cuerpo junto a un vaso de tipo Kamarés ornamentado con la figura de un toro en relieve. La apropiación de los santuarios en cueva por parte de los palacios nunca fue tan fuerte como la de los enclaves elevados donde hay ausencia de sacrificios animales, habituales en las cuevas.


EL CULTO DE LOS PALACIOS

En el interior de los palacios, el espacio central que ocupaba la religión en la vida de los minoicos se ve reflejada hasta en la estructura del propio edificio. En algunas criptas con pilares se hicieron sacrificios animales, lo que permite enlazar las hachas y los ritones en forma de cabeza de toro también hallados en ella. Las habitaciones de culto de los palacios miran hacia el patio central. Se ha dicho que el patio central era el lugar en que celebraban las ceremonias del salto de toros representada en frescos y anillos minoicos. En todo caso, se ha sostenido que el sacrificio del toro, el acto final de esa ceremonia ocurriría en el patio central.

El toro es claramente un animal que ocupa un espacio prominente en la sociedad minoica. La ceremonia del salto se consideró que formaba parte de una iniciación ritual en la que adolescentes – hombres y mujeres- realizaban brincos sobre toros a la carrera. “Aquí la fuerza divina se experimentaba de un modo muy personal”,  señaló Susan Lupack-Macquarie University.


¿ALGO MÁS QUE ACROBACIA?  DINAMORFISMO

Cuando el acróbata de Creta salta sobre el toro al embestir dibuja con el animal una curvatura dialéctica como unión de contrarios. Lo recogen las representaciones mediante el esquema dinámico de una espiral. Sería una figuración ceremonial del infinito y por ello de la divinidad. Esta misma dinámica unión de contrarios mediante la conjugación de la figura humana y del toro es lo que con nueva evocación de la divinidad expresarían el minotauro y el laberinto. El estilo dinámico de estas representaciones tampoco podrá ausentarse de la figura de Europa.

El Dinamorfismo reconoce aquí históricos antecedentes de su perspectiva.


Por Guillermo Menéndez de Llano Menéndez

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación

Es Jefe del Departamento de Arte y Filosofía en la Asociación de las Artes Visuales de Asturias

 

PostHeaderIcon CREATIVIDAD 22

CREATIVIDAD  22. UN TEMA DE NUESTRO TIEMP0

 

EL TORO Y ASTURIAS

Al ser recibidos el 22 de enero en el Ayuntamiento por el Alcalde de Oviedo  D. Wenceslao López , tuve ocasión de abordar alguna problemática referida al estado actual de la plaza de toros en esa ciudad sobre la que propuse su reconstrucción como CENTRO DE INTERPRETACIÓN DEL TORO. En un momento, también señalé que en la actual bandera asturiana figuraba un esquema del toro. Algo que intentaré  ilustrar seguidamente al fijarme en esa cruz sobre fondo azul en cuyos laterales figuran como si estuviesen volando las letras alfa y omega.

EL TORO Y EUROPA

El símbolo del toro adquirió un sobrecogedor gesto en el Guernica. Nos recuerda Larrea que la divinidad quedó asociada a su figura majestuosa dando cuerpo a mitos egipcios, sirios y cretenses que se aclimataron a “nuestro suelo”. Y que “el mismo Jahweh parece fue durante mucho tiempo representado con figura de toro” (pág. 78) quedando asociado a leyendas cosmogónicas del hombre y a la sustancia del continente europeo.

Zeus mismo, dios de dioses, se habría investido de sus formas para cruzar el mar con los cuernos “enhiestos como una carabela llevando a lomos, en la persona de Europa, la representación de un destino histórico”.

Cuatro veces se dice en el Apocalipis “Yo soy el Alfa y el Omega”. Y quien así dice es el Logos o Verbo personificado que, para corroborar su realidad se ha servido de un símbolo alfabético propio del lenguaje escrito: “Yo soy el Alfa y el Omega, el principio y el fin”.

El Alfa, la primera letra del alfabeto, es la esquematización de la cabeza del toro tal como aparece en el alfabeto cretense hasta describirse “como portador y fecundador del sagrado cuerpo de la madre mítica, en el primer comienzo del Ser que “para nosotros” es Europa.

Tampoco es difícil advertir la forma testicular de la letra omega, última de este alfabeto.

Añade Larrea que “el Verbo Creador  o Generador …el Logos spermaticós fue tomado de los estoicos griegos por los primitivos teólogos cristianos.”

A propósito del término ”creación” encontramos en Larrea otro significativo texto:

“Yo –en cuanto toro- soy el principio y el fin de la cultura mediterránea, de Europa- de aquella Europa o de la cristiandad a la que se refiere Novalis, el poeta o instrumento del Verbo creador…Por eso si el Alfa se concibió en Creta, la Omega …se pronunció en España donde se ubica el fin de la tierra según el viejo sentir mediterráneo. “

EL TORO Y AMÉRICA

La histórica perspectiva de Larrea sobre el símbolo del toro completa su ángulo cuando escribe:

“que el fraguado de ese porvenir impone como requisito un trasbordo equivalente al simbolizado por el mito del rapto de Europa que representaba el paso cultural del Asia al Egeo y de cuyo ciclo asistimos hoy al estertor último; Que dicho transito por encima del…mar de Finisterre, se orienta con espontánea naturalidad hacia América donde se enraciman….” (pág. 82).

“El Verbo se halla representado místicamente en el Guernica…esta obra ha roto con el mundo antiguo, una auténtica dimensión del mundo nuevo……goce de su universal naturaleza de Nuevo Mundo…la Imaginación Creadora y…la Razón constatadora se preparan a formar …una entidad única”

La perspectiva de Larrea se hace explícita en su página 159 : “…el Guernica se ha convertido a mis ojos en un objeto literalmente apocalíptico, revelador de estas postrimerías actuales, destinado a promover  e ilustrar ese tránsito de un mundo a otro mundo que la conciencia humana está llamada a realizar en nuestra época”

¿HA MUERTO EUROPA?

Después de que el Guernica regresara desde América a España para ser ya museísticamente expuesto se cierra históricamente el ciclo que inició su última fase con el “descubrimiento” de América.

La transición política que tuvo lugar en España con el reinado de Juan Carlos I describe ya una dinámica nueva que hace histórica la perspectiva de Larrea, porque si los políticos de la transición fijaban su atención en Europa para incluirse en ella, no parecían haber advertido que Europa ya había cruzado el Atlántico sin que España dejara de tener en este contexto un lugar también estratégicamente central. Las maniobras de Felipe González sobre el tema de la OTAN para incluirnos en ella expresan su peculiar talento. Pero la historia siguió su curso, y después de la para algunos sorprendente caída del muro de Berlín hubo una mutación del organigrama político. Precisamente en aquellas fechas el filósofo Gustavo Bueno nos advertía con una intervención en el Instituto Alfonso II de Oviedo que las fuerzas armadas de Los Estados Unidos y Rusia estaban ya haciendo maniobras conjuntas por lo que filosóficamente recomendó un retorno del pensamiento a Kant que consideró la raíz de su discurso en aquel momento.

Siguió una compleja historia y América  parece haber renunciado ya a la universalidad de su imagen dejando de ser “la primera” para querer ser “primero”. Algo que se hace explícito con el reduccionista programa del actual presidente de los EEUU. Y en Rusia Putin señala que ahora tendrán que escucharle.

¿Ha muerto Europa?

Por mi parte, ya comenté que ahora estaba viendo el Mediterráneo como un ojo de Europa.

¿QUÉ FUE DEL TORO?

¿El nuevo símbolo de la universalidad habrá de tener alas para sobrevolar los mares más que para cruzarlos? Esto habría sido indicado por Picasso en su Guernica al sugerir algún significativo vuelo.

¿El nuevo símbolo de la universalidad será la figura del ser humano como  reveladora mutación del toro cuando ya inicia sus desplazamientos por el espacio cósmico? ¿No es esto lo que anuncia el juicio final de Miguel Ángel, también evocado por el Guernica? Advirtamos que el Hijo del Hombre pintado por Miguel Angel  regresa desde el espacio a la tierra. Esta doble polaridad constituiría la dialéctica dinámica de nuestro tiempo. Volvamos la mirada a nuestra tierra cuando ya podemos verla. Y nos mira. El Mediterráneo sería un ojo suyo desde Europa. Una bandera  señala con sus ondas otra navegación en un tiempo nuevo. Estamos en Asturias.

 

Guillermo Menéndez de Llano Menéndez

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación

Jefe del Departamento de Arte y Filosofía

ASOCIACIÓN DE LAS ARTES VISUALES DE ASTURIAS

 

PostHeaderIcon CREATIVIDAD 21

CREATIVIDAD 21. UN TEMA DE NUESTRO TIEMPO

¿PRESENTACIÓN?

En la introducción al Guernica de Larrea (1977) hecha por Santiago Amón vemos cuatro veces escrito el términocreación:

* “…el Guernica de Larrea viene a reproducir aquella tradición secular en la que se nos explica…como han sido los poetas, en posesión de la palabra creadora, quienes mejor han acertado a interpretar …las mejores creacionesplásticas”, (pág. 6).

* “(el arte) nos revele mediante imágenes que traduzcan un fondo esencial del ser…lo que piensa la ImaginaciónCreadora…acerca de los datos…esenciales de nuestra vida…(pág7).

* “si el lector repara en algunas de las citas …(Nerval, Rimbaud, Freud…) que por aquel tiempo supusieron estímulo inmediato de creación” (pág. 7).

EL TERCER HOMBRE.

Se tiene en esta presentación cierta perspectiva de Larrea y del mismo Picasso sobre la que conviene hacer alguna advertencia  para que nuestra lectura de los dos no quede reducida por la visión de un tercer hombre que parece abrirnos la puerta introductoriamente. Es Santiago Amón.

El Guernica es interpretado aquí como la matanza de los inocentes. Desde luego, este es un tema picassiano. Pero ¿no hay en esta pintura mucho más?

ARTE Y VIDA

Señala Amón que treinta años después de su primera edición en lengua inglesa, aparece en español global el Guernica de Larrea, y al referirse a los que como Larrea acompañaron con su relato a la revolución picassiana cita también a Appolinaire, Max Jacob, Salmón y Reverdy superando reductivas medidas de tiempo. En tal contexto  habla de la “súbita transmutación del arte y de la vida” (pág. 6).

DIONISIACO. APOLÍNEO

Con un buen apunte, el paso de la luz sensible a la luz inteligible es otro curso dinámico con el que se enlazan tanto Picasso como Larrea, y que Santiago Amón compara con los procesos complementarios de lo dionisiaco y apolíneo.

NEOVITALISMO

También relaciona Amón estrechamente textos de Larrea con algunos de las más significativas frases del neovitalismo, y considera un mérito que se detenga el libro en la cadena de símbolos que forman el mural de Picasso para interpretarlos.

¿LOS INOCENTES?

Pero Santiago Amón pierde altura cuando termina su presentación escribiendo: “El Guernica…o si se quiere, la matanza de los inocentes…”.

Frente a una presentación tan reduccionista el Guernica seguirá levantando su voz con la forma de un juicio universal.

TIEMPO E HISTORIA

El tema de la luz tan relevante en el Guernica ya nos había llevado hasta el relato de la creación en el libro bíblico del Génesis. Pero otra lectura de este Capítulo I podrá permitirnos entender que lo que aquí se narra es la creación del tiempo al hablar de los días que se suceden numéricamente. A partir de aquí, se puede indicar ya un antes y un después, por recordar lo que señala Aristóteles al definir el movimiento. Eternidad ya es otra dimensión en creativa dinámica con el tiempo desde su trascendencia. La tradición bíblica no estaría tan distanciada de la griega como suele parecer. Y Tomas de Aquino pudo haberlo sugerido con su idea de la creación desde la eternidad. En esta interpretación, lo que le correspondería al consistir humano  es la creación del tiempo como historia. Y en este sentido es como se podría considerar al hombre imagen de Dios; aunque los mercados hayan sentido con la noción de historia la amenaza de una dialéctica que ensombrece las artificiales luces de sus lámparas. ¿No estalla centralmente una bombilla-ojo en el Guernica? ¿Y esto no tiene ningún sentido?

Estallar , gritar y ver parecen uno en el Guernica

Precisamente en el marco del tiempo, ya como historia, hemos de entender el sentido del Guernica por haber escrito en ella Picasso una de sus páginas estableciendo un antes y un después de este lienzo. ¿No descubriremos también en la raíz de este mural un eco del pensar de su tiempo?

Los recientes comentarios sobre el Guernica que hizo Boadella son cómicos.

RECUERDO

Al introducir la exposición en Piedras Blancas (2005) que hice con ocasión del cuarto centenario de la primera edición del Quijote, señalaba la necesidad de que el arte contemporáneo tomase en consideración los planteamientos de la ciencia “actual”. Tampoco me parecía banal pensar las nuevas tecnologías, aunque debiera evitarse el error de poner la técnica en el núcleo mismo de la actividad artística. En aquella exposición trabajaba yo exploratoriamente con programas entonces recientes de la tecnología digital que también estaban en la base de algunas reflexiones que iniciaba. De este modo, al secuenciar las obras expuestas proponía a los medios que las prolongasen en un trabajo de recreación al difundirlas. Los autores podrían formar cadenas. Eran planteamientos que estaban en la perspectiva del Dinamorfismo.

LA HORA COMO TÍTULO

Los nuevos medios ofrecen perspectivas de renovación en los planteamientos del arte muy sustantivos. Sigo con la referencia a una experiencia personal que ofrezco ahora en Istagran:

Saco con la cámara del movil fotos que titulo con la misma hora de la toma.

Por ejemplo, pongo como título: “9:30 h.”  La realizo y expongo en este “momento” sin que sea por ello el título catalogable como noticia. Aquí, lo que me distancia de la perspectiva impresionista en el planteamiento es que titulo la obra con el “momento” de su realización y en ese mismo tiempo la expongo. Distingo entre instante y momento como dos medidas distintas del tiempo que pueden incluirse también en la noción del tiempo como historia.

HACIA UN CENTRO DE INTERPRETACIÓN DEL TORO EN OVIEDO

La figura del toro la habíamos encontrado en la obra picassiana. Es un tema que sigue siendo actual.  Así, reunidos en el Ayuntamiento de Oviedo –representantes por la Asociación de las Artes Visuales de Asturias- Consuelo Vallina, Luís Feás y yo mismo, al ser recibidos el pasado 22 de enero por el Alcalde D. Wenceslao López , tuve ocasión de abordar alguna problemática referida al estado actual de la plaza de toros de Oviedo sobre la que propuse su reconstrucción como CENTRO DE INTERPRETACIÓN DEL TORO. Crónica que podré desarrollar en un próximo capítulo.

Por Guillermo Menéndez de Llano Menéndez

Jefe del Departamento de Arte y Filosofía

En la Asociación de las Artes Visuales de Asturias

 

PostHeaderIcon CREATIVIDAD 20

CREATIVIDAD 20. UN TEMA DE NUESTRO TIEMPO

Guillermo Menéndez de Llano Menéndez

Enero de 1937. COMPROMISO DE PICASSO

En enero de 1937 se compromete Picasso a pintar un mural para la entrada del Pabellón de la República Española en la Exposición Internacional que iba a inaugurase aquel año en París. También había acordado con José Gaos, comisario de la Delegación encargada de realizar los proyectos, la ejecución de una serie de aguafuertes de tamaño postal para distribuirlos a cambio de algún dinero que sirviera a las combativas fuerzas populares.

26 de abril de 1937.  GUERNICA

El 26 de abril de 1937 en Guernica tiene lugar un suceso que hiere, conmueve y subleva la conciencia del mundo. Tres horas y media duró el mortífero fuego de los aviones sobre la población indefensa. Franco y Mola eran entonces en España cabezas de la insurrección contra la República. Fue Guernica un criminal ensayo de desmoralización y de manipulación con la mentira desalmada. El nazi-fascismo había dejado así en España su tarjeta de visita. Surgió el horror. En el mundo hubo entonces un llamamiento a la conciencia de la Humanidad. Es ante este desgarrador acontecimiento como ultima Picasso su combativo testimonio. En aquellas fechas, escribe Larrea que  muchos están convencidos de que el futuro de la humanidad se decide en el seno de España. En el mundo se propagó el estremecimiento de la conciencia por aquella monstruosidad.

1 de mayo de 1937. EL GRAN MURAL

Un primero de mayo de 1937, pocos días después del bombardeo de Guernica, Picasso  traza con firmeza algunas figuras simbólicas de gran fuerza para hacer su gran mural.

9 de junio de 1937. SUEÑO Y MENTIRA CONTRAPUESTOS

El 9 de junio, escribe Larrea en su libro sobre Guernica (pág. 17), que termina Picasso “de grabar y de tratar con aqua tinta las  dos planchas de cobre que en vez de fraccionarse en dieciocho postales según lo previsto, se imprimieron en dos grandes hojas con el aditamento de una tercera” como prefacio. Las edita con el título “Songe et mensonge de Franco”. Larrea añade que él mismo se encargó de la edición y distribución de estas láminas.

Al componer esta serie, Picasso parece rasgar la superficie como si fuera un niño. ¿No anuncia ya Picasso su intento de encontrarse con alguna fuerza originaria que también podía presentir en el primitivo o en el sueño para investirse de ella cuando realiza la obra que se conocerá como el Guernica ¿No estamos ya ante una clave del Guernica que declara el sueño como fuente de verdad contrapuesto y enfrentado a la mentira?

UN RECUERDO PERSONAL

Al iniciarse la década de los setenta del pasado siglo, estos aguafuertes de Picasso tuve ocasión de verlos por primera vez colgados de la pared en el estudio que tenía viviendo en Madrid Faustino Lastra Menéndez de Llano cuando dirigía la editorial Siglo XXI. Tino, como le llamábamos en la familia, llegó a tratar a Picasso estando en París. Tuvo con él cierta sintonía hasta el punto de que se ofreció Picasso a dibujarle un retrato; aunque luego, según me dijo, se lo hubieran robado del coche.

Aquellas tres láminas de Picasso formaron la cola luminosa de un cometa llamado Guernica haciéndolo más visible y comprensible como sueño opuesto a la mentira totalitaria para desenmascararla con su luz. Ante el Guernica palidecen también los actuales negacionismos.

Para volver a mirar los dibujos de estos aguafuertes, abro por enésima vez el libro de Larrea sobre el Guernica que me regalaron con una amistosa dedicatoria Toto y Paloma en agosto de 1978. Ahora, me llama la atención en una de las viñetas la magnífica cabeza de un toro de cuyo perfil se desprenden rayos de luz dándole a la figura cierta forma solar. La majestuosidad de esta luminosa cabeza parece anunciar ya el nivel de otra obra protagonizada por la luz y la verdad para denunciar y combatir las bajas formas del poder que busca ocultarse con la mentira. Me refiero al gran mural que se titulará Guernica. ¿No es “Sueño y mentira de Franco” una pedagógica introducción al sentido del Guernica? La rabia de Picasso por lo acontecido queda expresada en ese cuasi círculo que araña para titular con su firma esta serie.

También recuerdo que una asociación espontánea entre una cabeza táurica y la luminosa forma solar la hice en uno de los dibujos que en cierta ocasión expuse en el Museo Barjola de Gijón.

PICASS0. HÁGASE LA LUZ

La comunidad artística veía en Picasso el artista capaz de expresar con su voz y con firmeza la conmoción y la angustia de aquel momento cuando se comprometió a poner un gran mural en la entrada del Pabellón para la República Española en la Exposición Internacional que debía inaugurarse en París.

Para Picasso, en el escenario de España, Franco estaba con la mentira y fuera del sueño atrincherándose con máscara y falso testimonio.

Entonces, pareció decir Picasso en el Guernica ¡Hágase la luz! para separar el sueño de la mentira. Guernica, juicio final de un mundo que termina con el fragmentador estallido de sus formas y de sus gritos desgarradores representa al mismo tiempo el primer instante de otra nueva creación que comienza cuando opone  al fuego destructor el resplandor de la luz como resurrección y triunfo de la Verdad.

Ya señaló Larrea que “El último de los grandes personajes de la tragedia es el significado por la voluminosa cabeza y el busto de mujer que empuña la lámpara. Es…la idea fija y primordial del cuadro apareciendo tal como ha quedado desde el primero al último de sus apuntes…La importancia que asume en el conjunto nos es revelada  por… ser la administradora de la luz”, (pág. 155).

El imaginario de Picasso cruza desde su actualidad la historia de la cultura, y hasta en el primer capítulo del Génesis sobre la creación podríamos encontrar algún oportuno antecedente:

Y dijo…”Haya luz” y hubo luz. Vio que la luz era buena y estableció separación entre la luz y las tinieblas…y luego amaneció: día uno.

¿No nos reconoceremos en la estela de este imaginario?


GUILLERMO MENÉNDEZ DE LLANO MENÉNDEZ

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación

Jefe del Departamento de Arte y Filosofía

En

ASOCIACIÓN DE LAS ARTES VISUALES DE ASTURIAS

 
Más artículos...

(C) 2010 Asociación de las Artes Visuales de Asturias. Términos y condiciones de uso